A fire, which has now killed at least 21 people, is still raging at Pakistan’s Gadani ship recycling area with fears the eventual death toll could hit triple figures. An explosion occurred on Tuesday as a welder worked on a gas cylinder in a beached oil tanker. The explosion rapidly became an inferno with many workers trapped in the ship. As well as 21 confirmed deaths, more than 70 people are in hospital with many suffering severe burns while more than 50 workers remain unaccounted for.

Nasir Mansoor, deputy-general secretary of the National Trade Union Federation (NTUF), hit out at the absence of safety procedures at Gadani yesterday, saying the Indonesian ship’s tanks had not been cleaned ahead of the scrapping starting. Moreover, Mansoor alleged the yard had just one ambulance, which was being actually used for transporting the officials’ children to and from school. Mansoor said a total of 250 workers were working on the tanker when the explosion occurred.

Reciclauto Navarra es una empresa de ingeniería y servicios medioambientales, pionera en la investigación y desarrollo de productos para el sector del tratamiento de vehículos al final de su vida útil. Desde el año 1997, diseña e instala plantas de descontaminación y reciclaje de vehículos al final de su vida útil. Desde el año 2004, tras la catástrofe del Prestige un año antes, trabaja en la descontaminación y desmantelamiento de los barcos fuera de uso. Es precisamente su proyecto Recyship, que abarcar este proceso de ayuda también al medioambiente, el que le ha valido el reconocimiento europeo en forma de ayuda, promoción y financiación.

 
La pyme navarra Reciclauto elegida como proyecto financiable por el nuevo programa europeo EFSI
Una información de Yosune Villanueva Lucea para Navarra Capital

 

Recyship es un proyecto navarro reconocido en Europa y enmarcado dentro del programa Life+, cuya intención es abordar la problemática de la seguridad laboral, sanitaria y medioambiental durante el reciclaje de barcos al final de su ciclo de vida. El proyecto busca también dar apoyo a la Comisión Europea en el desarrollo de normativas y directrices en relación a los buques que, por diferentes razones, deban ser retirados convirtiéndose en un residuo particular y muy complejo.

Actualmente, unos mil barcos caen en desuso al año en el mundo. Hablamos de barcos de más de 500 gts. Muchas Recyship, submarinotoneladas para reciclar que, bien organizado y cumpliendo la normativa oficial, supondría muchos puestos de trabajo en zonas costeras, donde España es, sin duda, privilegiada. “Yo añadiría a este dato (dice Miguel Ángel) que más de 250 barcos con bandera europea siguen yéndose a las costas asiáticas para ser desmontados allí, incumpliendo todas las normativas internacionales”.

El proyecto Recyship busca precisamente dar solución al problema del traslado de barcos ya en desuso que, no siempre cumpliendo la normativa europea, se están llevando a países del sudeste asiático, donde se desmantelan con ausencia de controles medioambientales y de seguridad para los trabajadores. “Hay que tener en cuenta que, previa a la realización de este proyecto, no existía ninguna metodología fiable establecidad para la descontaminación y posterior reciclaje de barcos fuera de uso”, explicaMiguel Ángel García Molina, director gerente de Reciclauto.

OBJETIVOS DE RECYSHIP

Después de 25 ó 30 años, un barco alcalza el final de su vida útil y es entonces cuando llega el momento de la descontaminación y el reciclaje. Cerca de un 90% del barco puede ser acero de gran calidad y el 10% restante contiene importantes cantidades de residuos peligrosos. Es en este proceso en el que Recyship ha desarrollado su proyecto, ahora reconocido en Europa, con los siguientes objetivos:

  1. Desarrollar una metodología para la descontaminación y el desmantelamiento de barcos fuera de uso(BFU) que sea técnica y económicamente viable, ambientalmente sostenible y segura desde el punto de vista laboral.
  2. Analizar en profundidad la legistación europea y de los estados miembros con el fin de ayudar a la administración europea a mejorar la legislación.
  3. Realizar un análisis profundo de las metodologías existentes para la descontaminación y desmantelamiento de los barcos.
  4. Llevar a cabo un proyecto piloto en un astillero del suroeste de Europa, adecuadamente equipado, en el que el prototipo será validado.
  5. Realizar un estudio de capacidad de carga e impacto de la costa de España y Portugal, definiendo unidades homogéneas de terreno para estos dos estados del suroeste de Europa.
  6. Desarrollar un sistema de gestión integrado.

En palabras del gerente de Reciclauto y alma mater de este proyecto: “Recyship es un proyecto que ha Miguel Ángel Molina, Reciclautodesarrollado tecnología y metodología para la implementación, en los puertos, de una instalación de reciclaje de barcos, conforme a la normativa que marca la Organización Marítima Internacional (OMI) y la Directiva Europea, que se aprobó en diciembre de 2013. Cumpliendo con todos esos estándares,hemos desarrollado un modelo de negocio el cual queremos implementar, sobre todo en la península ibérica (España y Portugal), que es donde tenemos nuestra principal actividad; también podríamos extendernos a Francia, donde hay interés por nuestra actividad”.

HISTORIA DE UN ÉXITO

En 1997, se crea Reciclauto, Ingeniería y consultoría medioambiental que fabrica maquinaria automatizada para la descontaminación y el reciclaje de vehículos al final de su vida útil. En 2004, tras la catástrofe del Prestige a finales del año 2002, comienzan también a trabajar con el reciclaje y la descontaminación de barcos ya en desuso.

Es muy difícil que los bancos financien este tipo de actividades, “porque incluso si consigues que tus proyectos los avale Europa, solo llegan a un porcentaje de ese presupuesto y las financieras no te prestan dinero a cualquier precio”, explica Miguel Ángel García. Reciclauto tiene el sello Moderna y ha contado con ayudas, pero no ha podido materializarlas todas, “porque el problema que tenemos las empresas pequeñas son los avales y las garantías. Ya no vale poner tu casa, que además no la quieren los bancos. Necesitamos una liquidez, que normalmente no tenemos”.

Pero durante todos estos años, han estado trabajando en astilleros o lugares alquilados puntualmente para el desmantelamiento de los barcos que han ido adquiriendo. “Aunque obviamente, dependes mucho de terceros y lo ideal siempre es tener tu propio lugar de reciclado”. Y sin duda, la extracción y desmantelación del submarino Marsopa en el año 2014 fue su punto de inflexión: “Ahí nos afianzamos como empresa experta en reciclaje de buques”. Por su profesionalidad y por la necesidad de instalar plantas propias especializadas es por lo que han desarrollado el proyecto Recyship: “Hay muchos lugares en España, date cuenta que hay unos 40 astilleros en España. El concepto hoy en día es la economía circular, así que sería perfecto dar con lugares donde cerrar el ciclo, donde se hacen barcos, se reparan, que hubiera una fundición cercana, y finalmente descontaminarlos y reciclarlos al final de su vida útil”.Reciclauto-Recyship submarino

“Curiosamente, en octubre de 2015 contactan con nosotros los auditores de Life+, de la Comisión Europea, para decirnos que nuestro proyecto ha sido elegido, entre más de 3.000 presentados, y nos dice que es uno de los 10 elegidos para ser apoyado por Europa. Pero lo mejor es que puede ser financiado con un nuevo proyecto que están poniendo en marcha”.

UNA OPORTUNIDAD CON EL NUEVO MODELO DE AYUDA EUROPEA

Life es un instrumento de financiación de la UE, establecido desde el año 1992, de apoyo a proyectos realizados en la UE, enfocados a la conservación del medio ambiente y la naturaleza. El nuevo Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas (EFSI), del ‘plan Junckeres’, es un paso más en estos apoyos para consolidar la salida de la crisis. Se trata de un acuerdo entre la Comisión Europea y el Banco Europeo de Inversiones, por el cual fomentan y facilitan el acceso a la financiación de pymes que han sido subvencionadas con un proyecto europeo.

“La idea es buenísima, porque eso es de lo que nos quejamos todos, que Europa te da dinero para un desarrollar un proyecto, pero si tienes que montar infraestructuras y demás, es muy difícil conseguir financiación y a menudo las empresas no tienen el suficiente recurso económico para aceptar las ayudas europeas”, sentencia el director gerente de Reciclauto. Quien recuerda que este fondo también está disponible para pequeñas empresas, “no lo conoce mucha gente, pero es importante que las pymes sepan de la existencia de esta ayuda, más de 30.000 millones de euros, abiertos a muchos proyectos”.

Miguel Ángel García Molina, Reciclauto RecyshipLa  realidad es que Miguel Ángel García y su equipo fueron a Bruselas no muy convencidos: “Creíamos que llegábamos ‘los últimos de la fila’, creyéndonos una empresa pequeña… Pero resulta que entre las 10 que estábamos, agradecieron especialmente nuestra asistencia (entre otras cosas, porque fue a la semana de los atentados de París). Pero luego nos dimos cuenta de que éramos el proyecto que encajábamos con todos los requisitos que ellos habían puesto: Que fuera una pyme con un proyecto entre 6 y 7 millones de euros, que tuviera aspecto ambiental, que fuera reproducible en Europa y que generara puestos de trabajo”.

“Hay muy poca información sobre esta ayuda europea, pero de verdad que es muy interesante y la recomiendo a las pymes navarras. Con este modelo, no hay solo criterios económicos, sino también sostenibles y ambientales que priman sobre la elección de los proyectos, así que se tiene más facilidad para acceder a la financiación”, recomienda el director gerente de Reciclauto y Recyship.

El próximo objetivo de esta empresa navarra es aparecer en ‘la lista europea de desguaces autorizados para el reciclaje de barcos’, que se cerrará en el año 2018. “Para eso hay que hacer inversiones, tener dinero, financiación…” Y sin duda, están en el buen camino para lograrlo.

La asociación de empresarios del sector solicita a la Policía Nacional y a la Guardia Civil que se intensifique la vigilancia en el puerto

Cerca de 300 vehículos se dan de baja diariamente en la Comunitat, la mayor parte turismos, pero no todos ellos terminan sus días en un centro autorizado para tratar este tipo de residuos. Así lo denuncian desde la Asociación de Desguaces de la Comunitat (Adecova), entidad que ya se ha puesto en contacto tanto con la Policía Nacional como con la Guardia Civil para solicitar que los agentes intensifiquen la vigilancia del negocio ilegal que supone el tráfico de vehículos viejos, sobre todo el que se distribuye en contenedores de buques que parten desde el puerto de Valencia.

Viejos vehículos en una imagen de archivo. :: javier peiró

Tanto a través de internet como inundando los parabrisas de los vehículos con folletos de 'compro tu coche' una red de intermediarios piratas se hacen con buena parte de los obsoletos vehículos que deberían terminar en un desguace legal. «Son personas que te ofrecen 300 o 500 euros por tu coche para que te olvides de él, pero en lugar de darlo de baja y trasladarlo a un centro autorizado se lo llevan al mejor postor, comercializan con la documentación del vehículo en el mercado negro o lo exportan a terceros países sin ningún tipo de medida de seguridad, pese a ser un residuo peligroso», alertaron desde Adecova. De hecho, el centenar de centros autorizados (CAT's) que operan en la Comunitat están empezando a desplazarse a otras autonomías para conseguir vehículos, dada la creciente competencia desleal a la que tienen que hacer frente.

El futuro del reciclaje de residuos se debatirá en un congreso en Valencia

Residuos peligrosos

Por ello, «estamos hablando con la Policía Nacional y la Guardia Civil para hacer un seguimiento de lo que sale del puerto, también por los problemas medioambientales que puede generar una incorrecta manipulación de estos residuos peligrosos», añadieron desde la asociación de empresarios del sector.

En esta línea, Adecova ha abierto un «proceso de diálogo» con la patronal de los concesionarios de venta de vehículos nuevos que, en el marco de los planes PIVE, también reciben coches viejos. «No siempre todos los concesionarios actúan de forma ética. Hemos detectado un gran agujero», indicaron.

Asimismo, la asociación denuncia las malas prácticas que afectan, principalmente, a la documentación de vehículos que han sufrido un siniestro total y cuyas matrículas «se utilizan para 'tunear' otro coche con las mismas características», advirtieron.

Por último, Adecova también ha tenido conocimiento de la existencia de talleres que reciben coches averiados «y le dicen al dueño que la reparación es más costosa que el valor del vehículo, por lo que se lo termina quedando en propiedad. Sin embargo, en lugar de trasladarlo a un centro de tratamiento, lo dan de baja temporal, lo reparan y lo vuelven a poner en el mercado», explicaron. El despiece y reutilización de partes del vehículo es otro de los negocios de este tipo de taller que bordea la legalidad.

Otro factor que está afectando negativamente a los desguaces valencianos es «la desigual situación en materia tributaria». Así, lamentaron que la Comunitat sea la única autonomía que exige el impuesto de transmisiones patrimoniales a estos centros autorizados de tratamiento de residuos. «Antes de elecciones pedimos una reunión con el conseller de Hacienda para atajar este agravio comparativo, y ahora estamos a la espera de los cambios que se avecinan con la nueva legislatura. Pero lo que está claro que esto nos supone un sobrecoste que no tenemos claro que valga la pena para las arcas públicas», señalaron.

 

La Agencia Tributaria ha completado hoy una gran operación contra el fraude fiscal por las ventas en negro de piezas de recambio de vehículos por parte de centros de desguace. Hacienda ha llevado a cabo el registro de 60 locales de 45 empresas en siete comunidades autónomas por indicios de que ocultaban en torno a la mitad de las ventas de piezas de recambio a talleres y particulares, según fuentes de la investigación, en lo que ha denominado Operación Ballesta.

 

"Las empresas inspeccionadas podrían haber ocultado a la Hacienda Pública un 50% de sus ventas de recambios, generando un fraude en el Impuesto sobre Sociedades y el IVA estimado en cerca de 70 millones de euros al año", según ha conformado la Agencia Tributaria en un comunicado.

Desde el martes, más de 250 funcionarios de la Agencia Tributaria están procediendo al registro de estos Centros Autorizados para el Tratamiento de vehículos al final de su vida útil (CAT), situados en Andalucía, Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha, Cataluña, Galicia y Madrid.

Como consecuencia de la operación de entrada y registro se ha abierto inspección contra las 45 sociedades dedicadas al comercio al por mayor de chatarra y a la venta de recambios, actividad, esta última, donde se concentra la actividad defraudatoria. Paralelamente a las entradas y registros, se han iniciado también actuaciones inspectoras sobre diez personas físicas que son socios y administradores de las sociedades investigadas.

Los centros CAT reciben o recogen vehículos al final de su vida útil para realizar en ellos las operaciones de descontaminación y tratamiento que regula la normativa correspondiente y, posteriormente, proceden a la venta al por mayor de esos vehículos como chatarra, o bien venden piezas y elementos de recambio tanto a particulares, como a talleres de automoción y centros de reparación.

Los desguaces son difíciles de controlar porque pagan una cantidad baja por los coches desechados y no es sencillo saber cuántas piezas se recuperan antes de achatarrar los vehículos. Algunas de las empresas investigadas apenas facturaban nada por venta de piezas y recambios y solo lo hacían por la venta de la chatarra. Lo que ha descubierto la Agencia Tributaria es que en muchos casos la venta de piezas era la parte más lucrativa del negocio, pero apenas se declaraba.

"Gran parte de los pagos de piezas de recambio suele efectuarse en efectivo, lo que facilitaba a las empresas investigadas la posibilidad de ocultación de las operaciones. Entre estas sociedades se encuentran desguaces de gran tamaño, que llegan a adquirir cada año decenas de miles de vehículos para su achatarramiento o venta de recambios", explica la Agencia tributaria.

Venta a talleres y particulares

Las ventas en negro se producían tanto a particulares como a talleres, algunos de ellos ilegales. Los desguaces inspeccionados aparentaban concentrar su actividad en la venta mayorista de chatarra, que en algunos casos llegaba a suponer prácticamente toda la actividad declarada. Sin embargo, "realmente la principal actividad en estos centros de desguace es la venta de recambios, que puede suponer, de acuerdo con las estimaciones realizadas, el 60% de las ventas totales reales de este sector", según la Agencia.

En investigaciones previas, la Agencia Tributaria ha observado la existencia de unos márgenes de beneficio sobre ventas declaradas anormalmente bajos en las empresas investigadas, márgenes incluso negativos en muchos de los casos.

Precisamente esta martes, la Guardia Civil informó acerca de una una macrooperación dirigida a localizar talleres mecánicos ilegales, llevada a cabo con el apoyo de Anfac (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones) y Ganvam (Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios), se ha cerrado con la denuncia de 17.070 infracciones administrativas, el descubrimiento de 1.288 talleres ilegales y la clausura de 238 locales. La intervención, que arrancó en octubre del año pasado, fue posible gracias a la realización de 6.548 inspecciones en todo el territorio de competencia del cuerpo.

Aparentemente, parte de las piezas que los desguaces vendían en negro seguían fuera del circuito económico legal al ser los compradores los usuarios finales o talleres que operaban también en negro.

 

Los barcos surcan los mares de todo el mundo durante su larga vida pero cuando terminan su vida útil la mayoría pone rumbo a Asia para su desguace, en lugares poco preocupados con la contaminación y la seguridad.

Cada semana, 20 navíos inician su última singladura hacia el desguace, en total, unos mil anualmente, alerta la asociación Robin des Bois (Robin Hood) que presenta en su último boletín "Al desguace" un panorama preocupante.

Durante los tres primeros meses de este año, 257 navíos de comercio y militares han sido apartados de las flotas para su desmantelamiento, lo que debería permitir reciclar 2,34 millones de toneladas de metales, destaca esta ONG.

Esto significa también que hay que gestionar más de "100.000 toneladas de desechos tóxicos", dice el presidente Jacky Bonnemains.

Además de hierro, esto navíos, con una edad media de 28 años, y que a menudo no reciben mucho mantenimiento durante su explotación, contienen amianto, plomo, lodos de hidrocarburos, PCB (policlorobifeniles) y otros desechos tóxicos.

En un petrolero de 300 metros, por ejemplo, "hay 25 toneladas de pintura tóxica en el casco externo" para impedir la adhesión de algas y conchas, unas 2.000 toneladas de lodo de hidrocarburos y entre seis y ocho toneladas de amianto puro, dice Bonnemains.

En el primer trimestre, solo se han desguazado en los astilleros de la Unión Europea siete barcos.

Según la ONG, 90% de los navíos jubilados son desmantelados en Asia. Los principales destinos son Bangladesh, India, China y Pakistán.

¿La razón? "Asia necesita chatarra", donde se vende a 400 euros la tonelada, el doble que en Europa, pero sobre todo, porque el coste de la mano de obra es mucho más barato y las reglas de seguridad y la gestión de los desechos menos estrictas, explica Bonnemains.

Amianto y sarro de radio. Los obreros corren el riesgo de asfixiarse en locales mal ventilados como las cisternas, de resultar heridos por la explosión de desechos no identificados o a causa de una mala praxis en la descontaminación, contagiarse con enfermedades transmitidas por roedores, insectos y otras amenazas presentes sobre todo en los viejos barcos-fábricas pesqueros y creceros.

En India, cinco obreros perecieron y una decena resultaron heridos por una explosión en junio de 2014 al desguazar las cisternas del tanquero "Perintis".

A estos peligros se suman los riesgos a largo plazo por la exposición a sustancias como el amianto o el sarro de radio (radiactivo).

Según un estudio universitario indio, en 30 años se han contabilizado 470 muertos en los centros de desguace en el país.

Algunos navíos viejos ni siquiera llegan a Asia y se oxidan durante meses o años en los puertos donde fueron amarrados por prudencia o obligación.

Desde hace años, las "ONG reclaman un reglamento específico para el desguace de navíos", recuerda Christine Bossard, portavoz de la asociación. "En algún momento debería aplicarse la Convención de Hong Kong (para el reciclaje seguro y ecológicamente racional) de navíos, pero tiene que ser ratificada por 15 país que representan el 40% de la flota mundial". Hasta ahora, sólo Noruega, Francia y Congo Brazzaville lo han hecho, lamenta.

En cuanto al reglamento europeo sobre reciclaje de barcos, "solo se aplica a los navíos con bandera europea", lamenta Jacky Bonemains.

La ONG destaca algunas noticias positivas, como el aumento de los controles en el marco de la cooperación regional reforzada y la suerte de un barco como el Zorturk.

Este navío de mercancías que ha coleccionado las deficiencias técnicas y los pabellones (Belice, Camboya, Corea del Norte, Georgia y Togo) hizo agua en frente del puerto francés de Saint-Nazaire. Su desguace empezará en este puerto pese a que, según la ONG, "exactamente, este tipo de barcos" son los que utilizan los traficantes de inmigrantes en el Mediterráneo.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies Para conocer los términos de la política de cookies de nuestra web pinche aquí.

Acepto las cookies de esta web.